Cáritas con el Empleo y la Economía solidaria

Cáritas con el Empleo y la Economía solidaria


En vísperas del Primero de Mayo, Cáritas Diocesana de Valencia presenta la actividad desarrollada por su Programa de Empleo y las Cáritas parroquiales en uno de los ejes prioritarios de su respuesta a la pobreza, la desigualdad y la excusión: la inserción laboral de las personas en situación más precaria. Durante el año pasado, un total de 4292 personas –el 75 por ciento mujeres– fueron acompañadas por más de trescientas personas voluntarias de las Cáritas parroquiales y medio centenar de equipos de empleo. En este sentido, un total de 1850 personas lograron alguna inserción laboral, con el apoyo de las diferentes entidades de Cáritas en la diócesis.

Cáritas apuesta por la integración de las personas a través del empleo como vía de inclusión social, y utiliza como herramienta unos itinerarios de inserción socio laboral a través de los cuales las personas, en función de su realidad y capacidades, desarrollan diferentes acciones para aumentar sus oportunidades de acceso a un empleo digno. Entre ellas, Cáritas Diocesana ha impulsado diversas acciones en toda la diócesis, principalmente en materia de formación para el empleo. En este sentido, desarrolló un total de 35 acciones formativas, en las que participaron 761 personas. Durante 2016 se realizaron cursos de: agricultura ecológica, atención socio sanitaria a personas dependientes, camarero/a de restaurante-bar, carretillero, empleo doméstico, limpieza de grandes superficies, manipulador de alimentos y pintura mural.

A pesar de que algunos datos relativos al empleo venían mostrando una cierta mejoría, un breve análisis de los datos de la EPA del primer trimestre de 2017 muestra que los hogares con situaciones más complicadas (sin ingresos, con todos los activos en paro o con la persona de referencia en desempleo) empeoran. En este sentido, Cáritas constata que la precariedad e inestabilidad en el empleo siguen golpeando con dureza a las personas en situación de exclusión, a pesar de que las inserciones logradas en 2016 fueron un 25 por ciento más que las conseguidas el ejercicio anterior (1475). Por ello, Cáritas Diocesana de Valencia se ha unido a la iniciativa “Iglesia por el Trabajo Decente” junto con otras entidades como la HOAC, CONFER o Justicia y Paz, para denunciar las situaciones de injusticia y precariedad laboral y sensibilizar en torno a la necesidad de que el empleo logrado sea digno.

Apuesta por las Economías Solidarias

Cáritas está convencida de que la precariedad en el empleo tiene su origen en el modelo económico vigente. Esta realidad injusta a la que nos enfrentamos a diario puede ser revertida por medio de la economía social y solidaria que permite romper la espiral del desempleo y la precariedad laboral de la que todavía muchos siguen sin poder salir ante un eventual cambio de ciclo económico.

Más información en nuestra web.
La foto es de Rosa Estevan

Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.