Compromiso compartido

Compromiso compartido


Hace unos días, Cáritas Española hacía públicos los datos recogidos en su Memoria 2017. Bajo el lema Compartiendo compromiso, la memoria resume y relata con detalle el viaje compartido en las 70 Cáritas Diocesanas de todo el país por 84 000 voluntarios y más de 5000 trabajadores remunerados con los más de 3 millones de personas vulnerables y en situación de exclusión social a las que se ha acompañado. Sin duda, este documento, más que reflejar datos y tendencias, expresa de fondo el compromiso comunitario de la Iglesia a favor de la justicia y el bien común, del valor de la comunión en la construcción de nuestra sociedad y el compromiso transformador de tantas personas que aún creen en un mundo más fraterno.

Aún así, los datos que Cáritas Española pone encima de la mesa son desoladores. Un total de 8,6 millones de personas padecen exclusión social en España, lo que supone 1,2 millones más que en 2007. Este dato pone de manifiesto lo que en nuestras respectivas diócesis venimos observando los últimos años: la persistencia de numerosas situaciones de precariedad y emergencia en las familias, que se alargan en el tiempo. Aunque desciende ligeramente el número de personas que Cáritas atiende en situaciones de grave precariedad, este apoyo se mantiene durante más tiempo y a través de programas debido a la situación crónica de vulnerabilidad.

Y es que diez años después del comienzo de la crisis económica, y cuatro años después de su punto máximo, hemos ido recuperando los niveles previos a la crisis en el caso de la integración plena, pero no en los de la exclusión asistiendo a una recuperación a dos velocidades, que provoca un mayor distanciamiento entre los que viven una posición social integrada y quienes transitan por los espacios más alejados de la exclusión y vulnerabilidad. Ante ello, la coyuntura de bonanza económica constituye una oportunidad para generar los apoyos necesarios a quiénes a día de hoy se encuentran en peor situación, sumando el compromiso de todos para defender la dignidad de las personas y las familias en situación precaria, y construir una sociedad de acogida, fraterna y justa.

Ignacio Grande
Director de Cáritas Diocesana
Artículo publicado en Las Provincias el 22-10-2018

Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.