Construir la civilización del amor


Nuestra Vicaría III desarrolla anualmente dos encuentros formativos. Uno, formativo en toda su intención y contenido y otro, que se ha celebrado los pasados días 5 y 6 de abril,  tiene un carácter fundamental de convivencia apoyada en la formación. Este encuentro pretende ser una continuación del primero, que se celebró en noviembre pasado.

La movilidad humana forzada ha sido el hilo conductor entre ambos encuentros. En el anterior se reflexionó sobre los motivos de la migración humana forzada y para recordarlo, entre otros puntos, se han ofrecido datos sobre las medidas políticas diseñadas en Europa para el drama de la migración forzada y los veinte puntos de acción que la Iglesia propone con la esperanza de responder a la situación de tantas personas, migrantes y refugiadas, que huyen de guerras y pobreza. En este último, la intención ha sido formarse en cómo afrontar las distancias que, en muchas ocasiones, surgen con aquellas personas que tienen una cultura diferente a la nuestra.

Sergio Barciela, miembro del Área de Migraciones de Cáritas Española, en su ponencia Educar el diálogo intercultural para construir la civilización del Amor mostró las estrategias “antirumores” para hacer frente a prejuicios y estereotipos negativos que dificultan la convivencia en la diversidad.  Sergio, con humor, de una forma amena e incluso divertida, se apoyó en ejemplos de los rumores, la mayoría de las veces sin fundamento, que escuchamos con demasiada frecuencia a nuestro alrededor, para rebatirlos luego dando datos de por qué los estereotipos son falsos. Recordó que la movilidad humana no es un fenómeno de ahora sino que se ha dado siempre a lo largo de la historia y precisamente España ha sido un país con amplia experiencia migratoria.

Al finalizar la ponencia se compartió la cena y tras ella la oración en la que la Cuaresma, momento en que se desarrolló el encuentro, permitió hacer visible y compartir el  camino de oración y desierto que tuvo que recorrer Jesús preparándose para dar vida en abundancia. La oración fue una invitación a escuchar, a dejarse llevar por la melodía cuaresmal:

«Escuchar la melodía cuaresmal es una llamada a salir de mí mismo, de mis prejuicios, de mis intereses, gustos y comodidades para ir al encuentro del otro… Es afrontar mi realidad personal y dejarme juzgar por la Palabra de Dios…. Es vaciar mis manos, saber renunciar a mis seguridades, a aquello que me esclaviza…».

Las personas asistentes encontraban, ante ellas, una franja amarilla que representaba el camino del desierto y fuera de ella, del camino, notas musicales, nuestros hermanos y hermanas migrantes que no tienen cabida en el pentagrama, en la sociedad. Son personas que han marchado de sus países sin nada y han llegado de igual forma, en muchas ocasiones arriesgando su vida, buscando un hueco entre nosotros.

Fue un espacio de oración destinado a pensar, reflexionar y rezar por quienes se ven obligados a salir de sus países y se han encontrado con una situación complicada allá donde llegan.

La mañana siguiente se destinó a  escuchar dos testimonios de personas que vinieron a nuestro país con esa situación complicada:

  • una madre, de Perú, que se encuentra en situación irregular. Llegó a España porque toda su familia estaba aquí y ella se quedó sola en su país;
  • y un joven de Sudán que vino en el Aquarius huyendo de los conflictos bélicos. En el largo camino se encontró con violencia contra él y violencia de la que fue testigo.

El objetivo de estos testimonios era que, aunque nuestro voluntariado ya conoce por las acogidas muchos casos similares, después de la formación recibida pudieran volver a entrar en contacto con unas historias de vida de personas que están viviendo su proceso migratorio con sus circunstancias e incertidumbres.

Las historias de vida dieron paso a dos talleres, uno desarrollado por las compañeras del Área de Inclusión, Rosario Albert y Noelia López, que supusieron una continuidad con la ponencia de Sergio. Qué actitudes tomar para, desde lo comunitario, rebatir estereotipos y prejuicios; y el otro, con Emi Mases, del Programa de Acogida, que habló, desde lo social, del tipo de ayudas a las que en general se puede acceder, marcando la atención en las destinadas a personas inmigrantes ya que es importante tener presente la legislación para saber a qué ayudas se puede acceder en cada momento.

La clausura y la foto de grupo dieron por finalizados estos dos intensos días de convivencia y aprendizaje.

Mª José Varea
Voluntaria

Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.