Estela, un año después

Estela, un año después


«Hola, soy Estela. ¿Os acordáis de mí, que vine a Alborache hace poco más de un año y enseguida empecé a prepararme para recibir mi primera Comunión? Estaba muy emocionada porque había un coro de niñas y porque Jesús resucitó.

Cuando estaba en Venezuela, no recibía la misma educación que hay aquí. Allá no enseñaban inglés. El valenciano no existía, las matemáticas eran lo básico y cuando llegué se me hizo un poco difícil al principio pero los profesores dicen que he mejorado mucho y que me he nivelado igual que los demás. En las últimas notas tengo muchos notables y algún sobresaliente. Lo que más me gusta es la música y el dibujo.

Ahora voy a la escuela de música en la banda del pueblo. Estoy en solfeo y estoy aprendiendo a tocar el clarinete. El maestro dice que se me da bastante bien.

Tengo amigos y a veces quedamos en las tardes. Vienen a mi casa a hacer los deberes y a veces voy yo a sus casas. Mi mejor, mejor amiga se llama Mireia que es muy buena y muy inteligente. Me ayuda en todo lo que puede, sobre todo en valenciano porque hay cosas que no las memorizo bien. Yo le explico lo que a ella le cuesta, las matemáticas. Es la más pequeña de la clase. También tengo otro amigo que se llama Diego y es muy amable. Y Saray, que me recomienda tiendas para comprar cosas y que le gusta mucho como yo dibujo. Pronto va a ser su cumpleaños y le voy a dar un dibujo y una tacita que le he comprado. Y están Darío, Selene y Diego que también son mis amigos.

En la escuela de música lo que pasa es que empiezan desde muy pequeños y están en cursos más avanzados y no coincidimos. Y ya están en la banda.

Mi asignatura preferida es la música porque cuando sea mayor me gustaría especializarme tocando un instrumento que me guste. El violín y el piano me gustan. Y el clarinete también. Sé que lo puedo conseguir porque cuando quiero hacer algo le pongo empeño y lo hago y si quiero aprender a tocar el piano, que es difícil de tocar, lo toco y aprendo bien, pero ahora solo hay una profesora y yo no he podido entrar porque hay varios estudiantes y ya no alcanza para otro. Y el violín, antes de tocar el clarinete, le dije al director que me gustaría tocarlo pero él dijo que no sabía quién podía darme las clases y conseguir un violín era muy difícil. Y entonces me fui por el clarinete que también me gusta.

Y también me gusta escribir porque me gusta imaginarme las cosas. Cuando imagino las cosas y las recuerdo, pues las escribo, pero me he quedado un poco corta. Mi vida es muy larga, he vivido muchas cosas y tengo en la mente un montón de cosas pero no sé bien como organizar las ideas y el libro, si alguien lo leyera alguna vez, a lo mejor no entendería bien la trama. Cuando yo tengo tiempo me siento a corregir lo que pienso que no queda bien y sigo con otro capítulo.

Otra cosa que se me da bien es que cuando mi amiga cumpla años le voy a hacer un comic porque como me gusta dibujar y esas cosas… Será de cuando nos conocimos hasta ahora. Ya lo he empezado porque ella cumple años en abril.

Aquí la vida me parece muy buena, que las cosas no sean tan caras y que no sea como en Venezuela que hay que hacer cola en la noche para comprar comida. Eso me gusta.

Mis padres están más contentos, se sienten mejor, pero están como preocupados porque mi abuela y mis tíos están en Venezuela. Les da miedo que les pase algo. Yo tengo un tío, que ya os conté que íbamos juntos al colegio porque somos de la misma edad, que cumple los doce este mes de abril y ahora no está estudiando porque el colegio se ha parado porque se ha ido la luz y se ha ido el agua. Y porque los profesores se han ido todos. Mi abuela, cuando se iba el agua, sacaba vasijas para recoger la de la lluvia y ahora es temporada de lluvia y yo creo que agua, por ahora, no les faltará.

En el colegio en el que yo estaba antes de venirme, la profesora nuestra se fue sin decir nada y solo quedó otra profesora para toda la primaria. Se fueron todas las profesoras y también las del instituto aprovechando que aún no se habían cerrado las fronteras. Y ya no hay cole. Por ahora no hay cole.

Yo algunas noches sueño que estoy en el colegio y que mi madre me llega con la sorpresa de que mi abuela, mi tío y mi otro tío están aquí con nosotros. Cuando me despierto veo que no es así pero sé que algún día estaremos juntos.

Esto es todo lo que he vivido en este año. Es mucho para mí y quiero seguir estudiando y aprendiendo para poder hacer las cosas muy bien y ayudar a mis padres».

Mª José Varea
Voluntaria

Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.