Jornada para conocer “el quinto evangelio”


El sábado 3 de febrero tuvo lugar la VII edición de la Jornada Cáritas parroquiales con Cooperación Fraterna a la que asistieron unas 50 personas de diversas Cáritas parroquiales y de los tres Equipos Diocesanos de Cooperación Fraterna.

Si en los dos últimos años se abordaron la encíclica Laudato si’ y el Comercio Justo, respectivamente, este año hemos abordado el proyecto Iniciativa por la paz. Este proyecto surge a raíz de la petición de ayuda y colaboración de Cáritas Jerusalén a Cáritas Española, quien, a su vez, pidió colaboración a las Cáritas diocesanas. Entre otras, las Cáritas Diocesanas de Orihuela-Alicante, Segorbe-Castellón y Valencia, aceptaron este reto.

La jornada transcurrió fluidamente según el orden previsto. En primer lugar, Ignacio Grande, director de Cáritas Diocesana, nos dirigió unas cálidas y afables palabras de bienvenida y agradecimiento. Seguidamente, mediante una oración inicial, nos pusimos en las manos de Dios para pedirle fuerzas y, asimismo, que alimentara nuestro afán por un mundo mejor. A tal efecto, nos servimos de una de las oraciones de la guía del documento Kairós Palestina, un documento que expresa la voz consensuada y ecuménica de la comunidad cristiana palestina. Cantamos —no sin algún desafine que otro— una versión cantada de la oración Hazme instrumento de tu paz de San Francisco de Asís y escuchamos el desafiante texto evangélico del amor a los enemigos (Mt 5, 43-47).

A continuación, Beatriz Seara, responsable de Medio Oriente de Cáritas Española, nos fue introduciendo progresivamente en el contexto y la razón de ser del proyecto Iniciativa por la Paz. Entre otros aspectos, incidió en el hecho de la existencia y presencia de personas cristianas palestinas que viven allí y que, por lo general, son desconocidas y olvidadas. Estos cristianos y cristianas son llamados el “quinto evangelio” por ser, de alguna manera, descendientes de las primeras comunidades cristianas que testimoniaron a Jesús muerto y resucitado.

También fue desglosando cada uno de los pilares de este proyecto: 1) información y seguimiento del conflicto y de los signos positivos que incrementan nuestra esperanza; 2) peregrinaciones solidarias con un talante distinto, más atentas a la realidad de las comunidades cristianas palestinas, favoreciendo el encuentro directo con ellas y sus economías locales; 3) participación de voluntariado joven en campos de trabajo y su posterior implicación en la sensibilización en las parroquias; 4) comercio solidario (artesanía de madera y cerámica) apoyando pequeñas cooperativas palestinas, y 5) proyectos de desarrollo, como el centro para personas mayores en la ciudad de Ramallah.

Tras un descanso y almuerzo con productos de comercio justo, hicimos cinco grupos para reflexionar en torno a una serie de preguntas relacionadas con el pasado, presente y futuro de las comunidades cristianas palestinas y de las posibilidades de nuestro apoyo:

  • Pasado: ¿qué idea tenías antes de Tierra Santa?, ¿qué te ha sorprendido?, ¿qué no sabías?, ¿sabías que allí  hay cristianos?, ¿has pensado alguna vez en ellos?;
  • Presente: ¿cómo piensas o  imaginas  que es su día a día?, ¿cómo les podemos ayudar desde nuestro ser Iglesia-cristianos?;
  • Futuro: ¿cómo ves su futuro?, si has ido alguna vez y volvieras a ir… ¿plantearías el viaje de forma distinta?, ¿cómo?, en todo esto… ¿qué puedes hacer tú?

Al acabar la reflexión se hizo una puesta en común aglutinando las respuestas en torno a tres símbolos palestinos: la llave (historia del pueblo palestino), la paloma de la paz (signos de esperanza actuales), y el olivo (promesa de bienes). Concluimos la jornada con una foto final del grupo, precedida por un agradecimiento sincero a todas las personas que habían colaborado en la preparación del encuentro: Equipo Diocesano de Cooperación Fraterna, Equipo Diocesano de Iniciativa por la paz y a Beatriz Seara por la ponencia. También agradecimos la presencia y generosidad de las personas asistentes que, aparcando sus quehaceres y tiempo libre del fin de semana, se involucraron en la sensibilización por esta causa tan necesaria, justa y solidaria.

Davi Montesinos
Responsable del programa de Cooperación Fraterna

Hay 1 comentario

Añade el tuyo