Justicia caritativa con las personas migrantes

Justicia caritativa con las personas migrantes


Esta entrada forma parte de la serie sobre la campaña Compartiendo el viaje de Cáritas Internationalis.

El papa Benedicto XVI nos decía, en la encíclica Cáritas in veritate, que quien ama con caridad es ante todo justo con ellos pues la caridad exige justicia, reconocimiento y respeto de los legítimos derechos de las personas y los pueblos.

En este sentido, los programas de Cooperación Internacional de Cáritas pretenden ser la expresión efectiva de la dimensión universal de la caridad llegando a las personas más empobrecidas del planeta, siempre a través de las Iglesias locales y las Cáritas hermanas. Por ello, inspirados en este marco de la verdadera caridad, los objetivos de estos programas incluyen tanto la respuesta inmediata a las emergencias y la intervención pre y post emergencia, como también la sensibilización sobre las injustas relaciones Norte-Sur y la denuncia profética de las causas de la pobreza.

Uno de los proyectos de Cooperación Internacional que integran las líneas de trabajo de Cáritas es la Protección de los derechos humanos en Congo, cuyo contenido es el acompañamiento a los Comités Locales de Organización Comunitaria en las acciones de protección de los derechos humanos y de promoción de la cohesión social en las zonas aisladas de Kivu del Sur. Este proyecto viene motivado por los enfrentamientos entre el ejército nacional y grupos armados que provocan violaciones de derechos humanos y abusos a la población civil, incluidas violencia sexual, arrestos arbitrarios, torturas y extorsiones. Ello trae en consecuencia olas de migrantes y desplazados que huyen de los enfrentamientos, la inseguridad y las vulneraciones de derechos. Este proyecto cuenta con un presupuesto de 350 000 € y va dirigido a 511 588 personas.

No obstante, como tras las cifras hay personas, la ficha Ver 06 del material didáctico de la campaña Compartiendo el viaje nos permite conocer la historia de Pascal Paluku, congoleño desplazado, que en primera persona nos comparte su huida y la de su familia ante los abusos y violencia de gobernantes, policía y guerrilla y la ayuda recibida de Cáritas.

La intervención de Cáritas en Cooperación Internacional pone en el centro la justicia y el acceso de las víctimas a una acción humanitaria orientada a aliviar el sufrimiento, garantizar la subsistencia, proteger los derechos fundamentales y defender la dignidad de las personas que viven en países empobrecidos. Este modo de actuar inspirado en la caridad, como determinaba Benedicto XVI, tiene una valencia superior al compromiso meramente secular y político.

En este sentido, deberíamos preguntarnos si entendemos la intervención y ayuda para con las personas migrantes y desplazadas desde el enfoque de la encíclica Populorum Progressio pues, como discernía Pablo VI, la justicia es inseparable de la caridad. ¿Es así como la entendemos?

Paz Gómez
Voluntaria

Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.