¿Juzgo a las personas migrantes?

¿Juzgo a las personas migrantes?


Esta entrada forma parte de la serie iniciada sobre la campaña Compartiendo el viaje de Cáritas Internationalis.

¿Cuál es nuestra opinión acerca de las migraciones? ¿Es algo aceptable? ¿Es algo que hay que controlar? ¿Cómo valoramos que haya personas llamando a nuestra puerta con la voluntad de entrar en nuestra sociedad? ¿Quiénes deben entrar? ¿Quiénes deben salir?

A plantearnos estas cuestiones nos invita el material didáctico de la campaña Compartiendo el viaje para que nos posicionemos. Pero ¿qué postura debemos tomar?

Muchos se sitúan en el discurso público que escuchamos cotidianamente en los medios de comunicación, en los políticos, y en la calle, que lleva a juzgar a las personas extranjeras, migrantes y refugiadas, como enemigas y amenaza, simplemente porque vienen de un país extranjero o porque tienen costumbres distintas. Aquí escuchamos expresiones como: “Yo no soy racista pero…”, “Yo estoy de acuerdo con la inmigración siempre que sea legal”, “Con papeles y dentro de la ley, todo lo que quieran. Lo que no puede ser es ir de ilegal”…

El pasado mes de octubre, en su visita a las personas migrantes del centro de acogida Hub Regional de Bolonia, el papa Francisco les dijo: “Muchos no os conocen y tienen miedo. Esto hace que se sientan con el derecho de juzgar y de hacerlo con dureza y frialdad”.

Si queremos no juzgar, debemos posicionarnos en los valores del Evangelio y en el discurso del papa Francisco que alienta a considerar la migración con confianza, como una oportunidad para construir la paz. En Hub Regional nos invitó a ver a los migrantes con misericordia, pues sin ella el otro es un extraño, incluso un enemigo y no puede llegar a ser mi prójimo. Necesitamos amor para convertir nuestros corazones, que tienden a juzgar y a condenar.

Paz Gómez
Voluntaria

Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.