La primera comunión de Estela

La primera comunión de Estela


Me llamo Estela, tengo once años. Vengo de Venezuela y nosotros vivíamos en el campo. Era como un valle y había más casas pero estaban muy separadas.

La primera vez que empecé a estudiar teníamos que caminar como una hora, quedaba muy lejos la escuela. Iba con mi abuela y mi tío que también tiene mi edad. En la segunda escuela donde estudié, al principio había varios niños pero se fueron yendo y quedamos solo cinco. La maestra era muy exigente porque quería que aprendiéramos muchas cosas y por eso se fueron. Allá los maestros nos llevaban en su coche hasta el colegio porque quedaba muy lejos.

Estela.

Estela en el jardín.

Después me voy a una ciudad de Venezuela a una hora de Caracas que mi madre me llevó. Allá estudiaba en un colegio público que ya era más grande. Había niños que se desmayaban de hambre. Muchos dejaban de estudiar porque se iban a la calle a buscar algo que comer. Después regresé al valle y tomaba el autobús para ir al colegio. Me gustaba mucho ir al colegio. El último era muy bonito. Las tiendas no, porque estaban vacías. Mi madre me dejaba sola en casa porque iba por la noche a hacer cola para comprar comida. Dormía en la calle con una manta y esperaba a ver si llegaba comida por la mañana. Pero la policía no les permitía hacer las colas y cuando la veían tenían que salir corriendo a esconderse.  Cuando llegaba el camión de la comida la gente se golpeaba para conseguir la comida.

Mi papá es taxista. Después mi madre me trajo aquí y empecé las clases. En las tiendas hay muchas cosas. En Alborache todos han sido muy amables, ayudándonos en todo y con mi primera comunión. En el colegio mis compañeros siempre me preguntan cómo era allá y les parece muy bonito que yo viviera en un valle y les caigo muy bien y ellos me caen muy bien. Me gusta mucho este pueblo y me quedaría toda la vida.

Allá tuve dos catequesis, cuando me mudé a la ciudad y cuando regresé al valle donde tenía que estudiar en una iglesia. Me compraron un vestido y cuando vine aquí me regalaron otro y ahora no sé qué hacer. En la catequesis de aquí me gusta mucho que hay coro y que hay misa antes o después de la catequesis. Allá no había. Ensayamos cómo lo vamos a hacer el día de la primera comunión y eso me da mucha emoción porque ya sé que el día se acerca y que van a cantar las niñas del coro. Y de lo que me han dado de Jesús me gusta lo de la Semana Santa, el Jueves Santo y la Resurrección. Porque todo es posible. Porque Jesús resucitó y eso todo el mundo dice que es imposible. Pero yo creo que eso sí es posible y que todos resucitaremos.

Mª José Varea
Voluntaria

Hay 1 comentario

Añade el tuyo