Levad anclas y ¡rumbo a la mar!

Levad anclas y ¡rumbo a la mar!


Bajo el título “La teología de la caridad en el papa Francisco” se ha desarrollado la XXI Jornada de formación para sacerdotes. Fue uno de los primeros encuentros de este curso que empieza, destinado adquirir nueva fuerza, nuevos estímulos que arropen la pasión que pueda manifestarse en  “expresión y cauce del amor preferencial de la comunidad cristiana por los pobres y excluidos”.

Jornada de aprendizaje, de reflexión, de trabajo conjunto y también de alegría, de ánimo y de encuentro entre compañeros.

La ponencia, como centro de trabajo, la desarrolló José Cobo Cano, obispo auxiliar de Madrid y estuvo encaminada a ofrecer pistas desde la exhortación del papa Francisco en su Evangelii Gaudium.

José Cobo parte de la parábola de Joseph Bouchaud en la que un gran barco, como símbolo de la Iglesia, permanece anclado en el puerto con sus mandos relacionados por normas estrictas, protocolo ampuloso y con unos marineros que mantienen las máquinas en buen estado, aunque no sirve para nada porque nunca navegan. A la muerte del capitán es elegido uno nuevo que, al subir a la nave, dice: “levad anclas y ¡rumbo a la mar!”. Esta es, pues,  la pastoral del papa, una iglesia misionera que no espera que la gente venga a ella, sino que sale su encuentro.

«No debemos perder el objetivo y el clamor de tanta gente que además de pan necesita la belleza de Dios»

Cuestiones como: ¿Qué anunciamos?, ¿Desde dónde miramos?, La comunidad desde los pobres: profecía para nuestra época, Los pilares de la Misericordia, Salir a los asuntos del Reino, Contra la indiferencia, Repensar hábitos y formas de vida, acompañadas por las entrañables ilustraciones de Fano han puesto de manifiesto las necesidades de la Iglesia actual y la respuesta que se debe ofrecer para salir a alta mar al encuentro de hombres y mujeres de hoy.

Uno de los sacerdotes asistentes, Rafa Fernández, párroco de San Francisco de Asís en Llíria y de Ntra. Sra. de los Ángeles de Gátova nos brinda algunas de sus conclusiones a la ponencia:

  • poner al pobre en el centro y no lo que yo hago por el pobre;
  • dejarnos cambiar: no solo mantener lo que siempre hemos hecho sino enriquecernos con lo que la gente nos enseña y lo que de verdad hace falta;
  • salir del campanario: unificar toda la comunidad y hacerla partícipe de lo que se hace;
  • superar el temor de hablar de Dios a los demás;
  • los pobres, en la Iglesia, serán casi un sacramento: debemos dejarnos evangelizar por ellos. A veces nos quedamos en el saludo;
  • tomar conciencia de que somos barcos: debemos ser comunidad y estar pendientes de los que están afuera;
  • hemos compartido el arriesgarse con el pobre: aunque no te pida ayuda, hablar con él; quitarnos el miedo a que nos engañen, sabiendo que podemos ayudar. Tener sentimientos de amistad con ellos, de acogida, pues pueden sentirse descartados, solos.
  • con el voluntariado, acompañarlos, estar, pues aunque hagamos poco, agradecen mucho;
  • poder escuchar que la caridad es esencial, es muy importante;
  • una vez me llamaron en un pueblo para bendecir los locales de Cáritas y en primera fila había cuatro mujeres musulmanas. Me ha gustado mucho lo que ha dicho el obispo, “porque Dios es así, actuamos así”. Me parece una frase muy rica;
  • Jesús evangelizó también llorando;
  • necesitamos todos de mayor creatividad para que en cada lugar y con cada persona hagamos algo distinto.

Tras el trabajo por grupos, Pepe Real presenta los materiales para el presente curso y la campaña institucional  de la que daremos detallada cuenta en otra entrega.

Después de la comida, café tertulia tomando como punto de partida la puesta en común del trabajo por grupos. Para finalizar Fani Raga, secretaria general de Cáritas Diocesana presentó el nuevo organigrama y Jose Mª Taberner, delegado episcopal, clausuró la jornada animando a todos ser dinamizadores de la acción caritativa en las comunidades parroquiales de la diócesis.

Mª José Varea
Voluntaria

Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.