No te calles y acalla los rumores

No te calles y acalla los rumores


Esta entrada forma parte de la serie iniciada sobre la campaña Compartiendo el viaje de Cáritas Internationalis.

El papa Francisco, en su homilía de la misa del pasado 30 de abril en la capilla de Santa Marta, nos exhortaba a discernir, entre la curiosidad buena, aquella que sirve para crecer y desarrollarse, y la curiosidad mala, aquella que ensucia como los chismes, los rumores, o las maledicencias.

En consonancia con lo indicado por el papa, en Cáritas Bizkaia están acallando los rumores negativos, falsos estereotipos, y pensamientos erróneos sobre la migración con su proyecto Argi Ibili – No te Encalles. Pretenden contribuir a una percepción positiva de la migración. Primero lo pusieron en práctica en la misma Cáritas y posteriormente involucraron a la ciudadanía.

Beatriz, una voluntaria, nos habla de este proyecto y nos anima a desarrollarlo en nuestra Cáritas dándonos las claves para conseguir un cambio actitudinal.

«Mi nombre es Beatriz Oliveros, aunque todo el mundo me llama Bea. Hace año y medio que decidí iniciar mi voluntariado en Cáritas Bizkaia. Desde el principio, tuve claro que quería hacerlo en Cooperación Internacional y Migraciones, como una forma de poner en valor esa universalidad de la caridad que nos anima a pensar en lo global desde lo local y defender el derecho de la humanidad en su conjunto. Supongo que por mis intereses y capacidades, Susana, Mari y Cristina (las técnicas del equipo) me propusieron iniciar el voluntariado en Argi Ibili – No te Encalles. Implica un intenso trabajo de sensibilización, desde la firme creencia de que los rumores negativos sobre la migración no se eliminan únicamente con formación, sino con experiencias de conocimiento, convivencia y apoyo a la población migrante.

En el desarrollo de Argi Ibili hay una primera fase de sensibilización en los centros escolares, parroquias, grupos de personas mayores… y cualquier otro espacio desde el que se demande la información. Así, desarrollamos sesiones de sensibilización, con una metodología activa y participativa, en las que se intenta entrar al detalle en todos los estereotipos y prejuicios que existen sobre la población migrante y se brinda información que pueda desmontarlos. Hay una segunda etapa tras estas primeras jornadas de formación, que sería la entrada a un proceso de compromiso real en la defensa de los derechos de las personas, independientemente de su origen o procedencia. En este sentido, tenemos el trabajo de dinamización comunitaria en Santutxu, la estrategia anti-rumores de Getxo…, surgidos desde Argi Ibili – No te Encalles.

Lo primero que se necesita para fomentar la convivencia intercultural es el conocimiento de las otras personas y la pérdida del miedo y la inseguridad que genera la diferencia. Desde Argi Ibili – No te Encalles insistimos en trabajar ambos aspectos. La idea es cambiar los prejuicios que nos despierta ver a personas migrantes en nuestros espacios comunes. Y asumir esta convivencia como algo natural y enriquecedor. La finalidad última es que las personas inmigrantes sean parte de nuestra sociedad reconociendo y respetando su diferencia cultural.

¿De todo este trabajo qué me llevo? Argi Ibili – No te Encalles me ha ayudado a desmontar muchos prejuicios que tenía y a hacerme más consciente de mis miedos e inseguridades respecto a las personas inmigrantes. Me resulta especialmente enriquecedor el trabajo en el barrio de Santutxu, donde existe un grupo de personas muy implicadas en la tarea de integrar y hacer comunidad con las personas inmigrantes del barrio.

Recomendaría un trabajo como el que desarrolla Argi Ibili – No te Encalles a muchas Cáritas que se sienten atascadas en las relaciones de convivencia entre la población autóctona y los nuevos vecinos. El interés de esta iniciativa y sus resultados responden al hecho de que no existe cambio de actitud sin conocimiento, sin cariño, sin encuentro, sin roce. Los elementos clave son:

  • informar sobre las causas de los movimientos migratorios, qué ocurre en otros países del mundo y cuál es nuestra responsabilidad como creyentes llamados a dar respuesta al sufrimiento humano allá donde se produzca (trabajar desde aquí, pensando en lo que pasa allí). En ocasiones me sorprende lo poco que sabemos de otras realidades sociales, políticas o económicas;
  • generar debate sobre los estereotipos relativos a las personas inmigrantes. No se trata de “cambiar cabezas”, sino de generar un debate sano, rico y heterogéneo en el que las personas conozcan sus propias inconsistencias y busquen alternativas;
  • proponer acciones concretas que se puedan realizar en los lugares en los que vivimos, ya que compartir la vida es lo que nos permite conocer al otro y cambiar la visión. Hay muchos ejemplos: juegos con niños, una gymkana, acciones de calle que generen impacto, comidas del mundo (que aquí somos muy de comer…), exposiciones, grafitis… Todo lo que suponga visibilizar la realidad de estas personas y su acogida en nuestras comunidades.”

(Iniciativa extraída del material didáctico de la campaña Compartiendo el viaje)

Desde los postulados de la Teoría Cognitiva y del Cambio Actitudinal, se considera que la actitud que orienta y determina la conducta es dinámica por un proceso activo y abierto entre los factores cognitivo, afectivo, y conductual. El voluntariado de Cáritas, que nos son teóricos de la conducta, saben que para no prejuzgar, debemos posicionarnos en los valores del Evangelio y en el discurso del papa Francisco que alienta a considerar la migración como una oportunidad para construir la paz. Por eso en su homilía de Santa Marta nos advirtió que no debemos tener miedo sino tener cuidado.

Paz Gómez
Voluntaria

Hay 1 comentario

Añade el tuyo