Pecado de pobreza

Pecado de pobreza


Pecado político por el porcentaje de seres humanos para los que se deja de gobernar, de legislar y de proteger. Por las políticas que excluyen de atención a los más débiles y excluidos de la sociedad. Por la supeditación de los Gobiernos a poderes económicos a los que benefician en un mercadeo de influencias mutuas.

Pecado económico por lo inmoral e injusto que resulta que grandes fortunas se acumulen en manos de unos pocos  mientras que cada vez más familias viven por debajo del umbral de la pobreza.

Pecado empresarial por las condiciones laborales impuestas a los trabajadores que no les permiten desarrollar una vida digna.

Pecado industrial por el inmenso poder de las grandes industrias que venden impune e indiscriminadamente armamento que destruye vidas y países enteros.

Pecado de explotación por  los beneficios obtenidos con el sometimiento  de personas, mujeres y niñas, indefensas y engañadas.

Pecado de miedo ajeno por los que se enriquecen  ofreciendo viajes  mortales a quienes huyen de la miseria o de la guerra a sabiendas de  que no encontraran un destino  que les ampare.

Pecado de grandes beneficios por la banca culpable de muchos de los desahucios que dejan en la calle a familias enteras.

Pecado de soberbia por los que se creen merecedores de ostentar poder y atesorar riquezas vestidos de pulcra decencia a costa de la pobreza de muchas familias.

Pecado de indiferencia y de conformismo por los que no alzan la voz en defensa de las injusticias que acarrean pobreza.

Pecado de falta de calor por los que no se acercan con humanidad a quienes necesitan ayuda para salir adelante.

Pecado de egoísmo por las motivaciones y criterios de actuación que genera y que sólo acarrean pobreza e injusticias.

Pecado de falta de Dios porque sin Él siempre se está expuesto a la pobreza, a la más dura de las pobrezas, la humana y la espiritual que es de la que, en definitiva, nacen todas las demás manifestaciones de la pobreza.

Mª José Varea
Voluntaria

Hay 2 comentarios

Añade el tuyo

Hay 1 comentario