Que nadie pase frío


Este mes de diciembre Banyeres de Mariola está amaneciendo llena de sorpresas solidarias, entre ellas, bufandas anudadas en el mobiliario urbano y mensajes plastificados colgados en otros elementos que forman parte del equipamiento de sus calles.

Estos originales gestos forman parte de la campaña Que nadie pase frío este invierno. ¿Nos ayudas?, de Cáritas Parroquial de Banyeres de Mariola. Tiene su origen en la sensibilidad de su voluntariado para apreciar, aun a pesar de la invisibilidad de la pobreza energética, que en el entorno más cercano de su municipio, hay hogares que no tienen recursos económicos suficientes para satisfacer las necesidades domésticas básicas de climatización, iluminación, agua caliente, cocina… carencias que impiden una vida digna.

Jorge Juan Francés, director de Cáritas Parroquial de Banyeres de Mariola, explica que la campaña, «además de atender las necesidades de las personas que se encuentran en esta situación, pretende visualizar la pobreza energética». Por ello, los gestos que conforman la campaña, externos y muy abiertos a la población general, incluyen:

  • bufandas anudadas en el mobiliario urbano, procedentes del ropero de Cáritas Parroquial y también donadas por particulares específicamente para la campaña;
  • mensajes «tipo viñeta» colgados en elementos que forman parte del equipamiento de las calles. Mensajes, escritos a mano y plastificados, como: Las enfermedades derivadas de la pobreza energética tienen mayor impacto en colectivos vulnerables: bebés, adolescentes y personas mayores. ¿Nos ayudas?;
  • huchas en comercios colaboradores;
  • folletos explicativos indicando el número de cuenta bancaria en el que efectuar donaciones económicas;
  • cuñas publicitarias en la emisora de radio local.

El papa Francisco en su encíclica Laudato si’ nos recuerda que el acceso a la energía constituye un derecho fundamental y es un pilar básico del bien común. Por ello, con los fondos recaudados en la campaña, pretenden comprar estufas de bajo consumo y botellas de butano, pagar facturas de luz y mejorar las humedades y el aislamiento térmico de algunas viviendas. Pese a que en nuestro país el acceso a la energía es universal, el alto precio de la electricidad y los escasos ingresos económicos impiden ejercer este derecho.

El Mensaje de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Jornada mundial de oración por el cuidado de la creación de 2018 insta a la comunidad cristiana a no permanecer indiferente ante las necesidades de las personas que sufren la pobreza energética. Estamos seguros que al ¿Nos ayudas? del título de la campaña, los banyerenses responderán con generosidad para que nadie pase frío este invierno en Banyeres de Mariola.

Nuestra enhorabuena al voluntariado de Cáritas Parroquial de Banyeres de Mariola por esta campaña tan original, visible, solidaria y sostenible.

Paz Gómez
Voluntaria

Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.