Regalarme a mí


«El 6 de abril pasado, en el Seminario Menor de Xàtiva, las CCPP de la Vicaría 6, —relata Consue Llopis, coordinadora de la Vicaría—, nos reunimos, en torno a 100 personas voluntarias, como cada año, en el XXI Encuentro para compartir y convivir todos juntos».

La charla central del encuentro, El valor de nuestros bienes intangibles fue impartida por José Real, responsable de Formación de Cáritas Valencia.

«Regalar mi presencia, regalar mi tiempo, regalarme a mí… Esto solo se da cuando miramos al otro con el corazón.

Son los bienes intangibles, los que reúnen todas nuestras capacidades, cualidades y dones, los que llegan a producir grandes efectos por el potencial sanador y rehabilitador que encierran.

Decía el escritor Saint Exupéry que no se ve bien sino es con el corazón porque lo esencial es invisible a los ojos.

Esa mirada significa mirar con compasión, con ternura, con actitud acogedora, con los ojos abiertos al asombro. Es tocar con el alma, con la interioridad, todo aquello que miras, que contemplas y que te permite, a la vez, ser tocado y afectado. Es reconocer la importancia de lo mirado. Es dejarse conmover y trasformar. Es estar dispuesto a actuar e implicarse en aquello que se mira.

Es una mirada comprometida, revolucionaria, cargada de belleza. Es la mirada de Dios».

Siguió José Real con reflexiones de Teresa de Calcuta como la que dice que allí donde hay un gran amor, allí ocurren siempre grandes milagros.

Y no faltaron las palabras del papa Francisco: sabemos con certeza que quien se entrega a Dios por amor, será fecundo. Tal fecundidad es muchas veces invisible… pero tiene la seguridad de que no se pierde ninguno de sus trabajos realizados con amor, no se pierde ninguna de sus preocupaciones sinceras por los demás, no se pierde ningún cansancio generoso…

Explica Consue Llopis, una de las coordinadoras de la Vicaría que esas palabras les motivaron y ayudaron a centrar el momento de “talleres” en grupos, en los que estuvieron reflexionando y trabajando valores concretos: la oración, la entrega, la escucha, la alegría, el no juzgar y la empatía… Valores que enriquecen nuestros momentos con las familias y nuestra actitud en el acompañamiento.

Después de una comida fraterna, Proyecto Hombre Ontinyent les acompañó en el café para dar a conocer mejor este recurso y aclarar todas las dudas sobre cómo funciona y cómo acompañar y poder derivar a este recurso desde las acogidas.

Con la exposición de Proyecto Hombre dio por finalizada la jornada en la que nadie pudo salir indiferente.

Mª José Varea
Voluntaria

Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Hay 1 comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.