¿Soy corresponsable de la migración africana forzada?

¿Soy corresponsable de la migración africana forzada?


Esta entrada forma parte de la serie sobre la campaña Compartiendo el viaje de Cáritas Internationalis.

África viene atravesando conflictos desde hace más de 30 años en algunos países o regiones, fruto de la explotación de recursos y personas. Un continente donde el impacto del cambio climático agudiza procesos de desertificación y de pérdida de recursos que se traducen en movimiento de sus gentes en busca de una vida posible para ellos y sus familias.

Como muestra de esta dolorosa situación, el material didáctico de la campaña Compartiendo el viaje señala la zona noreste del continente africano (Etiopía, Eritrea, Sudán y Sudán del Sur) cuyas condiciones climáticas adversas, junto a crisis económicas y conflictos prolongados hacen difícil la vida. Desde 1990, Somalia y Sudán mantienen una inseguridad alimentaria que provoca una situación de crisis humanitaria crónica y una situación de alta vulnerabilidad en la población. La presencia de actores armados impide la protección a desplazados y otros grupos vulnerables, expuestos a la violencia y a restricciones a la libertad de circulación y sin cobertura de necesidades básicas. Esta última crisis humanitaria ha supuesto que más del 50 por ciento de la población en Etiopia esté afectada directamente, que haya cinco millones de personas desplazadas y refugiadas o que más de veinte millones de personas dependan de ayuda humanitaria.

Otra amarga situación que nos muestra la Campaña es la República Centroafricana cuya historia migratoria está motivada por conflictos étnicos, además de graves problemas medioambientales, como sequía y deforestación. Desde la guerra civil de 2004 y tras el golpe de estado de 2013, más de dos millones de personas sufren necesidades humanitarias, siendo más de un millón desplazados o refugiados.

En este sentido, los obispos de la República del Congo atribuyen como causas de la profunda crísis política, económica y social en la que vive su país, la corrupción, la mala administración de los ingresos petroleros, la falta de diálogo entre la mayoría y la oposición, y un injusto sistema internacional de intercambios económicos y de financiamiento de la deuda. Por ello, en el pasado mes de mayo hicieron un llamamiento a los países del Norte pidiendo ayuda para recuperar el dinero robado injustamente a su desarrollo. Razones y petición que podríamos extrapolar a los diferentes países en vías de desarrollo que componen el continente africano.

El consumismo desmesurado de los países del Norte trae, en consecuencia, acciones como la industria extractiva, la deforestación, la contaminación, y la agricultura intensiva que generan el cambio climático causa de desertificación y pérdida de recursos. Por ello, considerando que la desertificación y pérdida de recursos generan movilidad forzosa, deberíamos preguntarnos cada uno de nosotros, en cuanto que consumidores, en qué medida somos también corresponsables de estos hechos que originan la migración africana forzada. La pregunta que deberíamos formularnos es: ¿Soy yo corresponsable de la migración africana forzada con mis hábitos de consumo?

Esta entrada se basa en la ficha de trabajo África en el corazón, del material de la Campaña Compartiendo el viaje de Cáritas Española.

Paz Gómez
Voluntaria

 

Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.