Todos con derechos, incluídos los migrantes

Todos con derechos, incluídos los migrantes


Esta entrada forma parte de la serie iniciada sobre la campaña Compartiendo el viaje de Cáritas Internationalis.

 

  • ¿Sabes qué es la Declaración Universal de los Derechos Humanos?

Es una resolución de Naciones Unidas de 1948 que, como indica en su preámbulo, reconoce dignidad intrínseca y derechos iguales e inalienables a todos los miembros de la familia humana.

“Todos” incluye a los migrantes.

  • ¿Sabes que en su artículo 1 indica que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos?

“Todos” incluye a los migrantes recluidos en los campos de refugiados y CIE’s (centros de internamiento de extranjeros).

  • ¿Sabes que en su artículo 2 reconoce que toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esa Declaración, sin distinción de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición?

“Todos” incluye, entre otros, a los migrantes sirios, a los rohingyas, y a los migrantes subsaharianos.

  • ¿Sabes que en su artículo 3 señala que todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona?

“Todos” incluye a los migrantes que huyen de la guerra y a los que huyen de la pobreza ocasionada por los desastres climáticos.

  • ¿Sabes que en su artículo 4 establece que nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, y que la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas?

“Nadie” incluye a las mujeres migrantes víctimas de explotación sexual.

  • ¿Sabes que en su artículo 13 determina que toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado, a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país?

“Todos” incluye, entre otros, a los migrantes internos colombianos, a los palestinos de los territorios ocupados por Israel y a los migrantes recluidos en el campo de refugiados de Idomeni en Grecia.

El papa san Juan Pablo II, en su Mensaje para la Jornada Mundial de las Migraciones de 1995, declaró que:

«la condición de irregularidad legal no permite menoscabar la dignidad del emigrante, el cual tiene derechos inalienables, que no pueden violarse ni desconocerse».

Los hombres, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros, tal como indica en su artículo 1 la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

(Tema tratado en el material didáctico de la campaña Compartiendo el viaje).

Paz Gómez
Voluntaria

Hay 1 comentario

Añade el tuyo