Un voluntario cualquiera · Manantial ·

Un voluntario cualquiera · Manantial ·


El voluntariado parte de un principio básico, es voluntario, por lo tanto nace de la libertad, de la posibilidad de elegir.

Es cuando una persona, desde esa libertad, decide compartir algo que tiene, tiempo, afectos y conocimientos, tres cosas que, al fin y al cabo, le da la sociedad. Es tiempo de revertir.

Cuando nos referimos a los niños, entonces los afectos se ponen en primer plano; se trata de acudir a Manantial simplemente a querer y que me quieran porque el voluntariado, casi sin saberlo, tiene un componente recíproco, de ida y vuelta.

Si ponemos en primer plano la ternura, los afectos, la compañía, la risa, el juego, todo ello por delante de la norma, el deber o la obligación, estamos dibujando un mundo más amable, más acogedor, más calentito. Un mundo donde podemos construir la convivencia de otra manera.

Entonces los niños ronronean, me miran con los ojos como platos, preguntan cosas que no tienen respuesta, y yo me derrito. Es cuando vuelvo a casa diciendo: he descubierto un mundo que ya conocía.

Ver como se duermen, uno a uno, cinco niños en una acampada mientras les cuento un cuento, oír sus risas mientras jugamos a un juego inventado, o consolar unas lágrimas de rabia porque el mundo castiga sin consideraciones, todo ello se convierte en un privilegio que hacen de mí una persona mejor cada día. Como si aprendiera a comprender, como si aparecieran lecciones nuevas cada día, lecciones imprescindibles para la vida.

Es verdad que también existe el conflicto, la incomprensión, la agresividad, la repulsa, y con ello el desánimo, el agotamiento, la tristeza. Pero, ¿qué sería de la alegría sin la tristeza? Y todo es voluntario, pienso, nadie me obliga, ese es el momento de reflexionar, de volver al principio. No venimos a imponer sino a compartir, no venimos desde arriba, sino desde al lado. Y volvemos a empezar.

En Manantial, la ternura siempre renace.

Un voluntario o voluntaria, ¿quién sabe?

Hay 1 comentario

Añade el tuyo