Una Navidad llena de sorpresas


La Navidad con niños y niñas es alegría, ilusión, inocencia, es aprender con ellos y ellas que cada momento es mágico y único. Los menores de edad del Centro de día Manantial han tenido la oportunidad de disfrutar de una Navidad repleta de actividades y de momentos de compartir.

  • en la visita a Expo-jove disfrutaron muchísimo con todas las actividades y talleres bien diferentes en torno a la literatura;
  • pasaron también muy bien una tarde de patinaje en la pista de la plaza del Ayuntamiento de València. Hubo caídas y risas, pero sobre todo diversión.
  • compartieron una mañana de aprendizaje en cuestiones de jardinería y huerto en el centro pre laboral Mambré (ver más abajo);
  • para terminar las Navidades con un buen sabor de boca, realizaron una actividad que despertó su interés y entusiasmo: realizaron junto a un gran equipo de profesionales del Street art formado por David de Limón, El Xolaka y La Nena Wapa Wapa un grafitti en la fachada del centro. Esta actividad les ha reforzado más su sentimiento de pertenencia al centro.

Almudena Pons
Programa de Familia e Infancia

 

A las diez de una mañana uno de los últimos días de diciembre, la puerta del Centro prelaboral Mambré se abre sigilosamente para dar paso a 17 sonrisas de niñas y niños —del Centro de Día Manantial— expectantes ante una actividad llena de sorpresas. Al otro lado de la puerta, les esperamos los participantes y personal técnico del centro con todo preparado para disfrutar de una mañana muy especial.

Empezamos la actividad con una dinámica de presentación y a continuación los talleres, dirigidos por los chicos y chicas de Mambré, quienes enseñan a los menores a plantar y cuidar del huerto. Mientras tanto, Jenifer, Carles y Sonia, se esmeran en la preparación del almuerzo.

Y unos días después, desde Mambré, Dumitru nos dice: “Es una actividad muy distinta. La verdad es que me ha gustado, viendo su alegría, su curiosidad y su paciencia, vuestra paciencia, y la mía. Ha salido todo maravilloso”. “Me gusta mucho trabajar juntos Mambré con estos niños”, nos cuenta Traore. Mateo nos dice: “Para ser la primera vez, fue una experiencia nueva y bien. Pensaba que iba a ser más difícil pero no, fue más fácil de lo que me pensaba. Estoy muy contento de haber participado.”

Por su parte, desde Manantial, Bárbara opina: “En la actividad que fuimos con vosotros, me lo pasé muy bien. Lo que más me gustó es estar con vosotros.” Sandro dice: “Me gustó la actividad de las macetas”. Y cuando Kike evalúa los talleres, afirma: “El que más me gustó fue el de las botellas”.

Noelia resume la actividad: “Plantamos un huerto, plantamos en una botella e hicimos una maceta muy chula. La que más me gustó fue la del huerto, porque plantamos guisantes, ajos, que eran moraditos… era muy bonito. Volvería a repetir. Os doy las gracias porque me lo pasé muy bien esa mañana y espero que nos veamos pronto”.

Y así, juntos en un mismo espacio los participantes del Centro de Día Manantial y del Centro Mambré, comparten tiempo y aprendizaje mutuo. Las presentaciones, las dinámicas, los talleres y el almuerzo, son tan solo una excusa para conocernos y poner en valor la importancia de compartir momentos que permitan aprender unos de otros.

Y ante estas respuestas, no nos queda más opción que esperar a que las semillas comiencen a brotar para poder repetir la experiencia.

Beatriu Martín
Técnica del Área de Inclusión

Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.